Ruta del Alba

Galería de imágenes

 

Distancia: 14.2 km
Duración: 4-5 horas
Desnivel: 360 metros
Dificultad: Baja.

 

Como llegar:

Desde Oviedo por la autovía A-8 hasta la salida por la AS-249 a Langreo. Desde aquí, la AS-17 atraviesa Pola de Laviana y nos lleva a Rioseco,ya dentro del Parque Natural de Redes donde una desviación a la derecha, la SC-2, nos deja en Soto de Agues, donde dejaremos el coche, en un amplio aparcamiento.


La Ruta del Alba es la ruta también llamada las Foces del Llaímo y se encuentra dentro de Parque natural de Redes, comienza en el pueblo de Soto, junto al lavadero, donde podemos aprovisionarnos de agua.
Un camino fácil y llano nos va llevando a través de una piscifactoría y unas praderías hasta un antiguo cargadero de mineral, tras pasar otra fuente nos acercamos a un cruce con cabañas donde acaba la pista, en un cruce con dos caminos a ambos lados;
Un poco mas allá, en las Brañas de La Vega, finaliza la pista y continuamos por un sendero más estrecho que va paralelo al torrencial río y que penetra en las foces.
A partir de aquí comienza el tramo más espectacular, encajonado entre paredes verticales de roca, con decenas de cascadas de diferentes tamaños a la vista, túneles y voladizos.
Después la foz se ensancha, el camino pasa por un puente sobre el río, quizás el punto más vistoso del recorrido, pues desde allí observamos una verdadera explosión de agua y rocas.
Las guías recomiendan afrontar esta ruta en primavera, verano y especialmente en otoño, por el colorido de la vegetación. Recorrerla en época de lluvias es también recomendable. Los saltos y las pozas adquieren otra dimensión.
En época de deshielo el agua es protagonista absoluta, pues baja impetuosamente formando cascadas y causando un proceso erosivo responsable último de la formación de la foz o desfiladero.
Sobre nuestras cabezas, en las escarpadas paredes del monte Llaímo, desafiando a la gravedad, vemos hayas colgantes, de tronco retorcido y largas raíces, que crecen en la misma roca.
A ambos lados de la senda crecen como pueden, en fisuras y rellanos, ejemplares dispersos de haya, tejo, escuernacabras, mostajo, tilos o sauces. Abundan también los líquenes y el musgo tapizando las rocas y completando el cuadro verde del paisaje.
A lo largo del trayecto el camino cruza dos pequeños puentes de medio punto construidos en piedra caliza que apoyan sus arcos sobre las paredes de la garganta: La Pontona, primero, y el puente de La Resquiebra, después.
Tras cruzar el río en estas dos ocasiones, se llega a La Cruz de los Ríos, donde junto a dos árboles centenarios se halla un pequeño refugio que indica el final de la ruta.
El paisaje se abre de repente a un paraje de praderas dominado por la frondosidad de los hayedos de Llaímo y las alturas de El Retriñón (1.862 m), vértice de los concejos de Aller, Caso y Sobrescobio.
El recorrido, que se habrá podido realizar en poco más de dos horas, ha de desandarse para volver al punto de partida: Soto de Agües.
El regreso lo haremos por el mismo itinerario.

Texto: rutadelalba.com