Coll de Toro por la Renclusa - Forau d´Aigualluts
Slideshow


colltoro002
colltoro003
colltoro005
colltoro006
colltoro007
colltoro008
colltoro009
colltoro011
colltoro012
colltoro013
colltoro014
colltoro016
colltoro017
colltoro018
colltoro020
colltoro021
colltoro024
colltoro027
colltoro028
colltoro030
colltoro032
colltoro033
colltoro035
colltoro036
colltoro037
colltoro039
colltoro040
colltoro041
colltoro042
colltoro044
colltoro045
colltoro046
colltoro049
colltoro050
colltoro051
colltoro052
colltoro053
colltoro055
colltoro059
colltoro060
colltoro064
colltoro068
colltoro071
colltoro073
colltoro074
colltoro076
colltoro077
colltoro084
colltoro089
colltoro091
colltoro092
colltoro096
colltoro098
colltoro099
colltoro100
colltoro105
colltoro110
colltoro111
colltoro112
colltoro114
colltoro118
colltoro126
colltoro130
colltoro132
colltoro134
colltoro136
colltoro139
colltoro142
colltoro145
colltoro146
colltoro148
colltoro149
colltoro152
colltoro154
colltoro156
colltoro157
colltoro160
colltoro161
colltoro164
colltoro170

Altitud: 2.260m | Dificultad: fácil | Tiempo: 5:30 h | Desnivel: 360m | Inicio: la Besurta | 20-08-08

Descripción de la ruta:

El sendero de subida comienza justo donde termina la carretera, donde nos deja el autobús que nos ha traído desde los Llanos del Hospital, en verano esta carretera está cortada al tráfico. Cruza un par de riachuelos y alos 10 minutos llegamos a un cartel que marca la bifurcación a la izquierda "Aiguallut" y al frente "Ref. La Renclusa". Seguimos este segundo al frente hacia arriba. La ruta asciende por la izquierda el valle que tenemos delante.
El sendero está empedrado para evitar que con tanta gente que sube el terreno se erosione y se hagan múltiples senderos; así que conviene utilizarlo y evitar salirse de él. El refugio queda oculto desde el camino de subida, pero hay una pilona que se asoma al valle para que pueda servir de referencia.
El camino sube zigzagueando por la ladera izquierda hasta casi alcanzar la altura del refugio, donde ya cruza hacia la derecha hasta plantarse junto al refugio, que lo rodeamos por la derecha. Desde el refugio parte un sendero ascendente a la izquierda que nos lleva al Plan del Aigualluts por el coll de la Renclusa. En el Plan de Aigüallut se unen dos barrancos, el de La Escaleta y el río de Barrancs. A nuestra derecha podemos ver el Aneto. Deberemos ascender por el barranco de la Escaleta, orientándonos por frecuentes hitos de piedra que marcan el itinerario paralelo al barranco, algo más elevado que discurre por el flanco izquierdo del mismo.
Llegamos a un breve llano, ya en el Vall de la Escaleta, donde, de nuevo, tenemos una nueva bifurcación: Izquierda ibón de Toro (lago de origen natural), derecha Pic de Mulleres. Escogemos la ruta de la izquierda y nos disponemos a subir el cómodo collado que nos dejara en el mismo Ibón. El camino hasta el Ibón, es pendiente pero muy suave. Las marcas son montoncitos de piedras pero el recorrido ya se intuye. A lo largo del camino podemos oír y ver a las marmotas, con un poquito de suerte ver sarrios y observar la abundante flora como acónitos, quitameriendas, gencianas, siemprevivas.
El regreso lo hacemos por el Forau de Aigüalluts, donde tiene lugar un verdadero prodigio de la naturaleza formado por un fenómeno kárstico. Al llegar lo primero que vemos es la cascada ¿dónde va a parar ese agua? El agua del deshielo del Aneto es el que acaba en la cascada pero curiosamente esta agua se filtra a través de galerías y conductos y aparece de nuevo en el valle catalán de Arán – en Uelhs Deth Jòeu- para alimentar ya en la vertiente atlántica el río Garona.
Norbert Casteret dedicó toda su vida a la exploración de cavernas, cuevas, ríos subterráneos... Fue en 1931 cuando Casteret obtuvo un triunfo más, ahora en el mundo de la hidrología. Hasta ese momento se había creído que el río Garona se originaba en el valle de Arán, pero Casteret siempre había pensado que las aguas procedían del Pirineo Aragonés.
Así utilizó colorantes que vertió en el Agujero de Toro, en las Maladetas, y después de cumplir con su recorrido subterráneo, esas aguas coloreadas aparecieron en el valle de Arán para continuar hacia el río Garona hacia Saint Gaudens y Toulouse. ”Llevó a los Montes Malditos, a lomo de mula, 60 kilos de fluorescencia en latas. Al anochecer, bajo una lluvia torrencial, volcó la tintura en la cueva. A la mañana siguiente, en el camino de Goueil de Joueou, se encontró con un pastor aterrorizado. “El Garona se ha vuelto verde” exclamó el hombre. “Ha sido embrujado” y Casteret demostró que tenía razón. La testarudez del espeleólogo había salvado el valle.

F O T O G R A F I A
CRISTOBAL POYATO

Página Inicio | Novedades | Sierra Nevada | Pirineos | Picos de Europa | Luque | Barrancos | Axarquía | Act. Grupo M. Tiñosa | Subbética Cordobesa | Sierras de Jaén| Contacto